Cuando se trata de asar a la parrilla, básicamente no hay reglas, todo se reduce a sus preferencias. ¿Parrilla de carbón o de gas? ¿Ligeramente sazonado o lleno de sabor? ¿Carne bien hecha o no? Pero habiendo dicho esto, todavía hay algunas pautas básicas que todo asador debe seguir para tener una sesión de barbacoa exitosa.

Tenga en cuenta estas 5 cosas que debe y no debe hacer al asar a la parrilla para tener una barbacoa sin problemas:

HACER: practicar la seguridad

Asar a la parrilla puede ser peligroso si no se toman las precauciones de seguridad. Para protegerse de las llamaradas o el fuego, use guantes de barbacoa y use herramientas de mango largo como cepillos y tenazas. Tenga a mano un extintor de incendios en todo momento. Más importante aún, cocine a la parrilla solo en un espacio abierto, lejos de cualquier cosa que pueda incendiarse fácilmente.

LO QUE NO DEBE HACER: use una tapa para parrilla cuando cocine sobre brasas calientes

Según John Wiloughby y Chris Schlesinger, autores de Let the Flames Begin (un popular libro de cocina de barbacoa), uno de los mayores errores que cometen los asadores es cubrir la parrilla cuando cocinan alimentos directamente sobre brasas. Cuando la grasa de la carne comienza a gotear sobre las brasas, se convierte en humo, lo que a su vez le da a la comida un sabor ahumado amargo. En su lugar, divida su parrilla en porciones de calor directo e indirecto y mueva nuestra comida en consecuencia mientras cocina.

HACER: limpiar y engrasar las rejillas antes de cada sesión de asado

Mantener su parrilla limpia ayuda a mantener la frescura y seguridad de los alimentos. Engrasar las rejillas antes de cada sesión ayuda a evitar que la comida se pegue y también le da a la comida esas apetitosas marcas de parrilla.

LO QUE NO DEBE HACER – Elimine las tarifas rociándolas con agua

Un error común al asar a la parrilla es rociar agua sobre las llamaradas. Esto no solo afectará el calor, sino que también traerá las cenizas del carbón a su comida. Una cosa importante para recordar es que los brotes son inevitables, pero pueden controlarse. Cuando ocurra un brote, mueva su comida a la parte más fría de la parrilla hasta que desaparezca.

HACER – Permita que su comida «repose»

Cuando termine de cocinar los alimentos, especialmente la carne, en la parrilla, espere unos minutos para que se «asienten» antes de cortarlos y servirlos. Esto permite que los sabores se mezclen y que los jugos se absorban, lo que da como resultado un plato más sabroso.

Ya sea que sea un principiante en el asado a la parrilla o no, estas pautas básicas de lo que debe y no debe hacer al asar a la parrilla lo ayudarán a tener una sesión de barbacoa segura, divertida y sin complicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *