El fuego en un lugar de trabajo puede afectar la seguridad de los empleados y del público y, por lo tanto, los empleados deben ser educados sobre las medidas preventivas. Todo trabajador debe estar familiarizado con los riesgos de incendio y la información de seguridad, además de la medida de precaución para minimizar posibles víctimas y daños a la propiedad en caso de incendio. Aunque la naturaleza de una empresa puede dictar cómo se debe preparar su lugar de trabajo, estos son los consejos fundamentales para garantizar la seguridad y la resistencia al fuego.

Riesgos comunes de incendio

Los más culpables de un incendio en una oficina son los equipos eléctricos, de calefacción y de cocina. Los problemas eléctricos que resultan de los incendios en el lugar de trabajo son causados ​​por equipos defectuosos, enchufes sobrecargados y cableado dañado. Los aparatos eléctricos defectuosos pueden provocar incendios en el lugar de trabajo y, por lo tanto, es necesario verificar su integridad.

El sobrecalentamiento puede provocar incendios en los lugares de trabajo. Por lo tanto, los calentadores no deben dejarse desatendidos o cerca de sustancias inflamables, ya que podrían iniciar un incendio. Además, los lugares de trabajo con cocinas deben capacitar a sus trabajadores para que no dejen los aparatos de cocina desatendidos.

Precauciones de seguridad de emergencia

Una vez que un empleado descubre un incendio, debe generar una alerta activando la alarma de incendio. La evacuación inmediata del edificio debe seguir tranquilamente hacia la salida de incendios y reunirse en un punto acordado para verificar la seguridad de los compañeros de trabajo. Si queda atrapado dentro del edificio en llamas, debe buscar formas de evitar la acumulación de humo. Además, las personas atrapadas deben buscar formas de pedir ayuda a través de las ventanas y relajarse para disminuir su frecuencia cardíaca.

Consejos para la preparación del fuego

En primer lugar, como medio de prevención de incendios, el lugar de trabajo debe mantenerse limpio y ordenado para mitigar diversas amenazas, principalmente si manipula principalmente sustancias inflamables. Trabajar con materiales combustibles como papel y trapos aceitosos requiere un lugar seguro y lejos de las llamas desnudas. En segundo lugar, el mantenimiento del cableado y los equipos eléctricos defectuosos es esencial para prevenir incendios. Por lo tanto, el lugar de trabajo debe contar con un experto en electricidad para reparar los electrodomésticos y la conexión defectuosos y evitar chispas o sobrecalentamiento.

Además, minimice el hacinamiento en la sala del panel de control para mejorar la vista y el acceso durante emergencias. La habitación debe tener marcas visibles para mejorar la identificación rápida. Los lugares de trabajo deben instalar sistemas que promuevan el almacenamiento adecuado y seguro de los productos químicos. Los productos químicos inflamables incluyen materiales de impresión y productos que a menudo se guardan en las habitaciones del limpiador. Por lo tanto, los trabajadores deben almacenar todos los productos químicos según las instrucciones del fabricante y seguir las hojas de datos de seguridad disponibles.

Los entornos de trabajo con sustancias altamente inflamables, como los tanques de oxígeno, son susceptibles a chispas de herramientas y a fumar. Por lo tanto, es necesaria la construcción de carteles claros que resalten los peligros de fumar o de usar herramientas que produzcan chispas en tales áreas. Otras medidas incluyen etiquetar las salidas de emergencia, restringir el uso de algunos calentadores, conocer la capacidad del lugar de trabajo y probar regularmente las alarmas y detectores.

Por último, asegurarse de que se aprueben los planes de riesgo y seguridad del lugar de trabajo. Una consulta detallada sobre la evaluación de riesgos proporciona continuidad comercial y protección tanto de la vida como de la propiedad. Además, las evaluaciones de riesgo indican áreas que no cumplen con los estándares de seguridad contra incendios y proponen los pasos necesarios para mejorar la seguridad contra incendios.

Formación de los empleados

El nivel de capacitación que reciben los empleados sobre seguridad contra incendios determina su seguridad en caso de que se produzca un incendio. Los tipos de ocupación, en parte, determinan el nivel de formación necesario. Por ejemplo, los electricistas y soldadores necesitan un alto nivel de formación contra incendios, mientras que los trabajadores de oficina necesitan una formación regular sobre prevención y seguridad. Los empleados deben conocer los peligros y las fuentes potenciales dentro del lugar de trabajo, las salidas de emergencia, los simulacros de incendio y el uso de un extintor.

Los empleadores deben realizar simulacros de incendio con regularidad para promover el reconocimiento y la evacuación en caso de incendio. Los ejercicios permiten a los trabajadores identificar errores y corregir las deficiencias de los planes de evacuación a su debido tiempo. La gerencia puede contratar jefes de bomberos para supervisar el simulacro y mejorarlo.

Equipo

Todo el equipo de seguridad debe estar abierto, evitando obstrucciones como escritorios. Dichos dispositivos incluyen sistemas de rociadores, alarmas de humo, escaleras de incendios, alarmas y extintores. La gerencia debe instalar detectores de humo en todas las instalaciones, probarlos con regularidad y cambiar las baterías anualmente. Además, la coherencia de las amenazas y el equipo potenciales es necesaria, ya que cada área requiere enfoques diferentes para hacer frente al tipo de incendio.

Existen diversos tipos de sistemas de supresión que incluyen químico seco, químico húmedo y dióxido de carbono. Los supresores de productos químicos secos extinguen los líquidos combustibles que se encuentran en las salas de máquinas, almacenamiento y hornos. Por el contrario, los supresores de productos químicos húmedos forman una espuma de vapor que suprime la reignición en áreas como cocinas, mientras que el dióxido de carbono se usa típicamente en una computadora o sala de archivos para contener un incendio.

Los extintores vienen en diferentes clases dependiendo del fuego que pueden extinguir. La clase A está etiquetada con un triángulo verde y rocía sustancias combustibles comunes como papel y plástico, mientras que la clase B rocía líquidos inflamables como aceite y pintura. Las clases C, D y K apagan aparatos eléctricos activos, aleaciones de metales combustibles y medios de cocción como grasa. Algunos extintores pueden apagar uno o más tipos de fuego o materiales, como los extintores ABC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *